Nuestro Paso El Escultor Las Andas

 

La Exaltación: andas nuevas

para festejar el Centenario

El Centenario de la “Venerable Hermandad del Santísimo Cristo del Perdón” (La

Exaltación) que se cumplía el pasado 2 de julio de 2005, ha servido de impulso

para renovar las andas que el paso luce el Viernes Santo en la procesión “Camino

del Calvario”.

El toledano Antonio Sánchez Sánchez, en su taller de Menasalvas, ha sido el

encargado de tallar a mano esta obra, cuya realización fue aprobada en la Junta

General celebrada durante la Cuaresma de la Semana Santa de 2005, tras

analizarse varios bocetos.

Pedro Martínez Valiente, secretario de la Hermandad, precisó a EL DÍA que las

dimensiones de las nuevas andas son similares a las anteriores, aunque quizá

“sean un poco más altas”.

El material que se ha utilizado para este trabajo ha sido madera de cedro y,

como decoración, se han tallado a mano, en los cuatro lados, motivos alusivos al

Vía Crucis, con el escudo de la Hermandad en los laterales izquierdo y derecho.

En cuanto a la estructura de las mismas, se ha optado por una más ligera, con la

que se reduce el peso se reduzca a cien kilos, aproximadamente.

Las andas llegaron a Cuenca hace apenas unos días, concretamente el pasado día 1

de abril, fecha que se aprovechó para la puesta en andas del conjunto escultórico

(que en su día gubiase Marco Pérez), aprovechando la visita del autor de las

nuevas andas. Este acto, que se hizo coincidir con la tradicional función

Cuaresmal, contó con la presencia del nuevo Obispo, Monseñor D. José María

Yanguas Sanz, que ofició la misa, y posteriormente, bendijo las nuevas andas.

“Para nosotros, ha sido muy especial contar con la presencia del nuevo Obispo en

una fecha tan importante y ha supuesto un broche de oro para los actos

organizados por la Junta de Diputación”, asegura Pedro Martínez.

En cuanto a los motivos del cambio, Martínez Valiente precisó que “durante la

historia reciente de la Hermandad, uno de los sueños de ésta había sido la

realización de unas andas nuevas, pero la precaria situación económica de la

Cofradía, y el deterioro casi ruinoso de las imágenes titulares, hicieron que esta

ilusión se perdiera en el tiempo. Así, el anhelo de contar con unas andas más

artísticas y con algún relieve fue quedando en el olvido, hasta que el año pasado

que, coincidiendo con la conmemoración del Centenario de la Hermandad, fue

cuando se decidió”.

Las andas que La Exaltación ha utilizado durante las últimas dos o tres décadas

no tenían labrados motivos alusivos a la Semana Santa, ya que eran lisas, aunque

precisa Martínez Valiente, “han hecho su trabajo y nuestra intención es

conservarlas por si nosotros o cualquier otra hermandad pudiera necesitarlas”.

 

LAS NUEVAS ANDAS

Las nuevas andas de La Exaltación son una espléndida obra de arte y han sido

talladas en su totalidad a mano con mazo y gubias, sin pantógrafos ni copiadores,

siendo, por tanto, una pieza única. El boceto se ha diseñado dibujándolo en una

hoja cuadriculada, aproximándose a la idea que, en su día, presentaron los

hermanos de La Exaltación.

La madera que los conforma es cedro brasileño, de color entre rosa rojizo y

amarillento oscuro, de fibra recta y suave, veta tupida y grano apretado, muy

uniforme y ligera: con agradable olor. Este material cuenta con la ventaja de

repeler a los insectos, siendo muy estable y resistente a la humedad, con lo que

se asegura su durabilidad exterior. Es, por tanto, un material ideal para el

trabajo de tallar.

La madera se adquirió por metros cúbicos, por lo que ha sido necesario

prepararla (serrar, cepillar, encolar, etc.) para dejarla hecha un tablero listo

para tallar. Sobre el tablero, Antonio Sanchez calculó las perspectivas y fue

dando profundidades con la gubia hasta lograr el resultado deseado.

Destacar, asimismo, que las andas cuentan con ocho columnas que se han

torneado totalmente a mano.

La duración del trabajo llevado a cabo en las andas ha rondado los seis meses,

trabajando de lunes a sábado desde primeras horas de la mañana, hasta el

atardecer, dato que ofrece una idea aproximada del sacrificio llevado a cabo en

esta obra que tantas horas y sudor a costado a su creador.

El acabado se ha realizado con barnices y tinte de roble con pátina, quedando una

terminación de estilo castellano.

El secretario de la Hermandad no quiso entrar en detalles sobre el precio de

esta obra de arte, aunque si declaró a EL DÍA que “no valen lo que vagamos a

pagar por ellas, sino mucho más”.

 

OTROS ACTOS

También han sido dignos de destacar en estos días previos a la Semana Santa los

llevados a cabo el pasado 26 de marzo, fecha en la que la Venerable Hermandad

del Santísimo Cristo del Perdón homenajeaba por su trabajo y devoción a dos

hermanos: Alejandro Cañas García y Francisco Moya Viñuelas. Asimismo, el acto

sirvió como marco para agradecer a la Excma. Diputación Provincial de Cuenca, la

implicación en la restauración de la Semana Santa en general, y especialmente

por la ayuda que ha brindado en varias épocas difíciles de su historia a la

Hermandad. Hay que recordar que la Diputación adquirió el actual paso de La

Exaltación tras la destrucción del antiguo durante la Guerra Civil y, además, en

1999 ayudó a su restauración tras los destrozos de la nevada de 1998.

Por todos estos motivos, la Diputación conquense fue nombrada el pasado 15 de

febrero, en la Junta de Diputación de la Hermandad, Hermanada de Honor de

esta Hermandad.

 

AZULEJO

Otro de los actos organizados por la Hermandad y que se llevará a cabo el

próximo Viernes Santo, una vez concluido el descanso de la procesión, durante la

bajada, será la bendición de un azulejo conmemorativo del Centenario de la

Hermandad.

El mencionado azulejo se instalará en el número cinco de la Calle Alfonso VIII

(en la anteplaza), y será la última celebración de estos cien años como

Hermandad.

ESPECIAL PERIÓDICO EL DÍA DE CUENCA

“Semana Santa. Cuenca 2006” (páginas 78 y 79)